Munain hasta Griezman

No hace mucho, aunque va alejándose ese tiempo, el Atlético se analizaba en base a lo que mostraba la fase que más le definía. Lo que hacía en su campo tenía un significado más valorado y desde allí se construían las victorias y la confianza. He visto bien a mi equipo, cuando Simeone respondía, no era sino el reconocimiento de que la defensa posicional garantizaba muchas cosas. Más allá del desacierto, la idea miraba más a cómo defendía su propia mitad. En ese traspaso de importancias, el Atlético ganó recursos arriba y cedió fiabilidad atrás.

Ayer, Simeone se fue muy satisfecho de San Mamés tras su victoria ante los de Ziganda y a tenor de su once inicial y lo que sucedió en la segunda mitad, los análisis parecen tener una visión algo matizada con respecto al pasado. En el feudo vizcaíno, el Atlético venció más por lo que hizo en campo contrario, motivo por el que podría decirse que ver bien al Atlético tiene más en cuenta su capacidad para generar situaciones de gol y un ritmo ofensivo adecuado, ágil pero equilibrado, que comprobar su seguridad defensiva.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Con Thomas y Saúl en la medular, el Athletic de Bilbao expuso ciertas dificultades colchoneras a la hora de mantener fundamentos básicos de su defensa organizada. El futbolista que se erigió por encima de todos para recibir, descargar y profundizar fue Iker Muniain, el tipo de futbolista que a los jóvenes mediocentros rojiblancos les cuesta tener vigilado y controlado. El menudo jugador navarro, en un estado de forma y rendimiento que parece haber llegado para quedarse, con un grado de iniciativa y conciencia muy alto, incidió en el lado de Thomas y la espalda de Saúl.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El Atlético fue muy girado en cada recepción de Muniain, que se juntó con Balenziaga, Raúl e Iturraspe o San José para distraer, romper a portería y superar con facilidad la primera línea de cuatro del rival. Thomas y Saúl rara vez mantenían altura, saliendo a por la pelota en lugar de proteger su espacio, y si lo hacían, transmitían la sensación de que sólo podían ser útiles dentro del área, como ya ocurrió ante el Valencia. Al Athletic le fue relativamente sencillo ganar línea de fondo y meter hombres en la zona de Oblak.

Lo que ocurrió en la segunda parte, después de una primera que terminó muy abierta, como reclamando un punto de inflexión que no llegaba, es que el Atlético, que ya había encontrado ciertas oportunidades en la zona de Unai Nuñez, con gran potencial sacando la pelota pero aún verde midiendo el riesgo, demostró que tiene una calidad más que notable cuando el primer gesto cerca de la frontal tiene éxito, desde ahí, todos los jugadores saben moverse y asociarse en una acción seguida de otra, no tiene miedo a juntar a muchos, liderados por Griezmann, para crear ocasiones de gol. Es, quizás, la circunstancia que define mejor la virtud, antaño otra muy distinta, a este Atlético: es muy bueno creando ocasiones de gol.

Paulinho y Messi

El FC Barcelona sumó su quinto triunfo consecutivo en Liga ante la SD Eibar de José Luis Mendilibar. El equipo vasco, fiel al libreto de su técnico, ignoró el planteamiento con el que Pepe Bordalás había superado en el juego a los culés el pasado fin de semana y apostó por una presión adelantada que no le llevó a lo mismo, pero con la que desde luego tampoco fue superado hasta que en dos acciones a balón parado se puso abajo 2-0. De hecho, pese a la rotunda goleada (6-1), el Eibar fue el equipo que más veces chutó tal y como lo fue el Getafe en el citado precedente. Pero más allá de datos, la noticia reside en que la sensación de que, con Ernesto Valverde, se estaba volviendo a recrear un contexto donde los centrocampistas retomasen peso se ha ido diluyendo. Quizá, por ello, brilló Paulinho. Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
El partido de Paulinho tuvo tres vertientes a considerar. Empezando por el detalle, cabe reseñar que se situó como pivote en muchas acciones en las que se presumía que el Eibar iba a salir en largo. Se entiende por tanto que Valverde lo concibe como una solución al problema que representa el flojo juego aéreo de Busquets, que le cuesta al Barça bastantes metros defensivos cuando se mide a delanteros o mediapuntas que sí dominan ese arte. En este aspecto, la comparativa con Keita -un jugador, por lo general, muy diferente a Paulinho- sí viene a buena cuenta.
Por supuesto, en cuando la SD Eibar salía en corto o asentaba su ofensiva, Busquets y Paulinho re-invertían sus demarcaciones y el brasileño volvía al interior derecho. Desde allí, lo más destacable consistió en que ni siquiera fue el interior más cercano a Busquets en fase de defensa. En lugar de desempeñar tareas de contención, fue el centrocampista más liberado y acudió a presiones y labores más de choque mientras era Iniesta quien conservaba el espacio. Como medida es interesante, y sobre todo en caso de que coincida alguna vez con Rakitic, puede dar pie a contextos defensivos muy competentes para Valverde. Nuevos, pero potencialmente eficaces.Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Por último, su comportamiento en ataque tuvo mucho que ver con lo que se esperaba desde el principio. Paulinho abandonó la zona propia del interior derecho para que la ocupara Messi bajando, y aprovechó el hueco dejado arriba por Leo para irrumpir en el área vasca, a menudo, como el hombre más adelantado del líder. Y no llegando por llegar, sino con la calidad y talento que le caracterizan en esas lides. Con el añadido de que se le advierte una incipiente química con el “10” de las que dan victorias. Y si el anhelo de Paulinho es superar las trabas y triunfar en el Camp Nou, ya se sabe que nada más óptimo que caer en gracia a la estrella menos fugaz. Messi se pasa la vida haciendo realidad los sueños de su gente.
Paulinho fue, con Semedo, el co-protagonista del show de Messi.
Más que hacer doble pivote con Busquets, Paulinho presionaba.

Octavos de final Champions League

Se acabaron las pesquisas, los juegos de porcentajes y las cábalas estadísticas. El cuadro de emparejamientos de las eliminatorias de octavos de final de la UEFA Champions League ha quedado resuelto. Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Suerte dispar para los equipos españoles. Se pueden decir que la fortuna ha sonreído al Atlético, emparejado con el Bayer Leverkusen de Chicharito y Çalhanoğlu, al Real Madrid, que se medirá al Nápoles de Reina, Albiol, Callejón y Hamsik y al Sevilla, citado con el Leicester City. Peor suerte, ya temerariamente adelantada por Luis Enrique días atrás, ha corrido el FC Barcelona, que se enfrentará al irregular Paris Saint-Germain de Unai Emery, a la espera de saber si aguantará hasta entonces el técnico vasco en el banquillo del Parc-des-Princes.
Del resto de emparejamientos cabe destacar la tradicional mala suerte del Arsenal, al que se le vuelve a presentar en Múnich un altísimo muro en el cruce de octavos. En el resto de eliminatorias, Manchester City, Juventus y Borussia Dortmund parecen presentarse, a priori, como claros favoritos al pase a la siguiente ronda.

Cómo funciona esto

No han pasado ni cinco minutos desde que Fernández Borbalán ha señalado el final del partido y la maquinaria ya ha echado a andar. Dice Gerard Piqué, salpimentando el entorno con esa picardía que caracteriza al, dicen, futuro presidente barcelonista, que “ya sabemos cómo funciona esto“. Frase en la que “esto” se refiere a una campaña orquestada próxima a la actividad mafiosa, o eso se entiende, y “funciona” hace referencia a toda esa serie de maquinaciones insidiosas y decisiones conscientemente torticeras dictadas por alguien y ejecutadas por el estamento arbitral. Siempre, todo ello, con la pretendida intención de menoscabar al barcelonismo y, de paso y consecuencia directa, beneficiar al madridismo, que en la noche del jueves, pese a estar a 410 kilómetros de San Mamés, también jugaba, al parecer, sobre el césped bilbaíno.
Ya me cansa toda esta película.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Y me cansa porque es el propio Piqué el que, instantes después de lanzar la piedra, trata de matizar sus palabras suavizándolas a la voz de “queremos jugar al fútbol, no a la ruleta“. Una ruleta, por otro lado, que en el noventa y nueve por ciento de sus jugadas da premio al negro impar.
Piqué juega su particular partido en la zona mixta. Pone en marcha la maquinaria, esa que “ya sabemos cómo funciona“, y comienza a apretar las tuercas de cara a futuros arbitrajes inmediatos. Que ya sabemos que el nivel arbitral no es el óptimo y deseable. Que ya sabemos que son más los errores, en las jugadas conflictivas, que los aciertos. Pero si encima las decisiones están supeditadas a la inaudita presión ejercida sobre los encargados de adoptarlas desde ciertos sectores mediáticos y, gravedad extrema, desde los propios protagonistas, poco bueno podemos esperar.
Se ha desnaturalizado tanto el error arbitral que cuando se adopta una decisión equivocada en contra de quien no está habituado a sufrir decisiones injustas o erróneas, surgen de golpe todas las teorías conspiranoicas. El escenario es tremendamente contaminante porque la batalla Real Madrid – FC Barcelona abarca todas las ramificaciones de nuestro fútbol, por ajenas que se presuman. Todo se lee en clave realmadridbarcelonista. Si Piqué juzga, como lo hacemos todos los que tenemos dos dedos de frente, que el arbitraje de Fernández Borbalán en Bilbao fue notablemente perjudicial para los intereses de su equipo, no lo hace pensando en que la intención del colegiado era beneficiar al Athletic, sino la de allanarle el camino al eterno rival de la capital. Que no expulsa a Aduriz, como debió hacer, no porque no lo vea, sino porque habiéndolo visto entiende que su concurso puede acabar beneficiando al Real Madrid. La Pangea que engloba la rivalidad Barcelona-Madrid no admite más ocupantes en su inmensa superficie.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
No creo, ni creeré nunca, en el fallo voluntario y premeditado. Hay que estar muy intoxicado para pensar que alguien en su sano juicio es capaz de torpedear su valía y prestigio profesional con el único fin de favorecer vaya usted a saber qué campañas de terceros. Los árbitros fallan porque su nivel no es el ideal. Porque están sometidos, en muchos casos, a una presión insoportable. Porque los futbolistas, lejos de ayudarles en sus funciones, entorpecen y dificultan sus decisiones más comprometidas con actitudes indignas y dolosas. Fallan como fallan los futbolistas. Como fallaron Alcácer, Neymar e Iraizoz el jueves. Se equivocan como se equivocó Raúl García. Se dejan llevar por la presión como se dejó llevar Aduriz en su punible lance con Umtiti. O como lo hizo Piqué preguntado sobre el arbitraje.